Holanda en familia – Parte 3

/, VIAJES/Holanda en familia – Parte 3

Holanda en familia – Parte 3

2020-02-27T16:43:23+02:00 febrero 12th, 2020|FAMILIA, VIAJES|

1. Ruinerworld
2. Amsterdam
3. Aeropuerto Shipol

Día 4 (3 de agosto)

Ya os he contado alguna vez que cuando organizo uno de nuestros viajes suelo buscar puntos de interés o hoteles según la zona donde queremos ir. Hace muchos años estuve en Groningen con mis amigos, uno de ellos estaba de Erasmus allí y me encantó aquello, quería volver.
Entonces empecé a buscar hoteles rurales o granjas cerca de esa zona y me apareció De Toffe Peer, que es donde estuvimos alojados y me enamoré de este lugar. Lo cierto es que fue lo que me decidió organizar la ruta hacia este punto en concreto.
Cuando lo reservé pensé que se trataba de una casa rural pero luego al llegar nos dimos cuenta de que se trataba de un camping que tenía zona de acampada para caravanas o tiendas y luego tenían varios pequeños  alojamientos como el nuestro. Tuvimos la suerte de elegir sin saberlo una antigua casa donde vivían las personas que trabajaban en el campo, vivían familias enteras en casitas como la que veis en las imágenes y el ganado vivía con ellos dentro. Nos pareció un lugar muy auténtico. La casa era una monada, súper confortable. Lo único malo era que no disponían de restaurante ni servicios, y por tanto era necesario ir a comprar comida al supermercado o comer fuera. Tanto para el desayuno como para las comidas.

Esa primera tarde nos dirigimos al supermercado para comprar todo lo necesario para preparar la cena y el desayuno del siguiente día puesto que solo nos íbamos a alojar dos días allí y no había ningún restaurante cerca.
Esa primera tarde cogimos las bicicletas que nos alquilaron allí mismo en el camping y nos fuimos a dar una vuelta alrededor del camping. Nos contaron que podíamos ir a un parque que se encontraba al otro lado del campo justo delante de nuestro camping pero había que rodearlo con la bicicleta. Era ideal y fuimos paseando hasta el parque donde queríamos ir al día siguiente. Era un trayecto muy cercano y muy rápido, de unos 10-15 minutos y las niñas se lo pasaron pipa con la bicicleta. Pero he de decir que a mí me tocó llevar la bicicleta que lleva la cesta delante y era muy difícil mantener el equilibrio puesto que había solamente una rueda delante y era difícil de manejarla debido a su volumen y el peso de Nina.

El hotel tenía una cama de matrimonio dentro de un hueco de madera (muy acogedor) y luego tenía una un sofá cama donde dormimos Nina y yo. Papá y Illa la durmieron en la de madera y la siguiente noche nos cambiamos.
No sorprendió la calma absoluta que había en este camping. Realmente era pequeñito y no había mucha gente pero era muy silencioso, parecía que estuviéramos solos en el campo cuando realmente allí había bastante gente. En la zona de juegos infantil había un arenero y un columpio, con eso las niñas ya estaban entretenidas y felices.

Por la mañana fuimos al parque que nos habían recomendado, De Drentse Koe. Era algo parecido al parque donde habíamos estado el día anterior pero con muchas más cosas para jugar. No se pagaba nada para entrar pero tenías que pagar al salir si habías consumido algo y si no imagino que había un precio mínimo de pago.

Al llegar, te encontrabas todo una zona de picnic y había dos zonas de juego diferenciadas: interior y exterior. La zona de juegos interiores era un granero enorme habilitado con pasarelas, toboganes, redes, todo tipo de construcciones para que los niños pudieran moverse y jugar por ahí libremente y si peligro. También había una zona con caballos de juguete de diferentes tamaños para niños grandes y pequeños, me pareció super divertido! De ahí mismo subía todo la construcción de madera con redes, toboganes y todo tipo de construcciones de madera que creaban un brazo con un túnel que llegaba hasta hasta el exterior y tenía forma de tractor. Esto estana ya en el exterior y formaba parte del mismo parque, estaba todo integrado. Dentro también había unas zonas de construcciones más blandita para niños más pequeños y una zona chill out para los padres. Los niños jugaban libremente mientras los grupos de padres se tomaban algo. En el exterior podías encontrar un montón de cosas para entretenerse, desde colchonetas para saltar, colchonetas hinchables con agua (era verano aunque no hacía tanto calor) y sobre todo lo que más me gustó fueron las decenas de tractores que había de tamaño niño. No sabéis cómo estaban los niños de excitados, dando vueltas encima de esos tractores de su propio tamaño! La verdad es que me pareció un espacio alucinante para los niños, súper bien cuidado, lleno de familias y de niños por supuesto.

Después de comer ya fuimos a descansar un ratito a nuestra casita. Por la tarde volvimos a salir con la bici a hacer un paseo cerca del hotel, allí todo es plano y es fácil y tranquilo para pasear en bici con las niñas . Me fascinó la tranquilidad de ese lugar, la sensación de estar prácticamente solos todo el rato. Desde luego es un lugar donde hubiera pasado más días.

 

Día 6 (5 de agosto)

Después del museo fuimos a pasear por la ciudad y a devolver las bicis pero antes de volver al hotel decidimos ir a merendar en un chiringuito donde hacían los famosos «poffertjes» que habíamos visto durante el viaje pero todavía no lo habíamos probado. Menuda bomba deliciosa! Son una especie de bolitas hechas con masa de crepe, yo diría que es la misma masa pero cambia la forma. Tienen unos moldes redonditos y van poniendo la más allí y te los sirven con azúcar glass y Nutella por encima: estaba impresionante!

Cruzamos Vondelpark caminando hasta el hotel y allí mi nivel de estrés se subió por las paredes, las niñas corrían descontroladas y no paraban de cruzarse bicicletas, y al otro lado había un lago así que yo solo veía peligros por todas partes! (estoy segura de que me entendéis !)
Cenamos en un italiano en el barrio del hotel, que por cierto era super agradable y tranquilo, y nos fuimos a dormir, al día siguiente ya volvíamos a casa.

 

Alojamientos y restaurantes:

De Toffee Peer

The Neighbour’s Magnolia

De Vier Pilaren (restaurante de poffertjes)

 

Puntos de interés:

De Drentse Koe

NEMO Science Museum

Goatfarm Ridammerhoeve