Project Description

Elisabeth me contactó para una sesión mini con su segundo hijo. Es muy bonito poder captar la ternura de una madre con su bebé, un recuerdo para toda la vida.

El pequeño Bruno tenía 2 meses cuando hicimos esta sesión y estaba muy espabilado y despierto. Hicimos fotos con mamá pero también algunas de él sólo que estaba alucinado con la cámara. Como era un bebé muy pequeñito, me llevé algunas prendas de atrezzo para poderlo fotografiar estirado. Elisabeth trajo una manta de cuando era pequeña para tener un recuerdo más personal.

Ésta es una localización que utilizo a menudo con familias que vivien en la zona. Es de fácil acceso y tiene unos colores y una luz muy especial. Ese día empezó soleado pero acabó lloviendo y tuvimos suerte de que nos pilló la lluvia justo al terminar!

¡La sesión quedó muy natural y tierna!

Me ha encantado la naturalidad que tienes en tus fotos, y lo fácil que me has puesto, el concretar día en la agenda como la elección de la localización de la sesión, gracias Danae, repetiremos sin duda.

Elisabeth